domingo, 26 de octubre de 2008

Una farsa burocrática. La Asamblea de Ezker Batua hacia la IX Asamblea federal de IU


Mientras estamos al comienzo de una gigantesca crisis económica, que los capitalistas, los estados y sus gobiernos pretenden hacernos pagar a la sociedad civil, a las trabajadoras y trabajadores y a los sectores más necesitados de la población en todo el planeta. La izquierda esta ausente de este escenario.

Como muy bien señala Ignacio Ramonet en el editorial de Le Monde diplomatique “Este desastre ocurre en un momento de vacío teórico de las izquierdas. Las cuales no tienen “plan B” para sacar provecho del descalabro. En particular las de Europa, agarrotadas por el choque de la crisis. Cuando sería tiempo de refundación y de audacia”.



Pues bien ¿Qué conoce la opinión pública de IU? Ahora estamos de IX asamblea y cada vez la sociedad conoce menos lo que hace esta organización. En cierta medida es responsabilidad de los medios de comunicación, pero en mayor medida es por un discurso vacío que se ha impuesto oficialmente. Palabras importantes los días de mitin y congreso, práctica diaria opuesta a las declaraciones. Hoy por desgracia solo se conoce que en las pasadas elecciones IU sufrió un descalabro de un millón de votos, la dimisión del Coordinador Llamazares, aunque él insiste en que sigue como diputado y que Izquierda Unida sigue como siempre.

Así que la ciudadanía desconoce que tras ese discurso de Izquierda Unida y de EB solo se pretende seguir como siempre, sacando provecho organizativo de los puestos de las instituciones del estado. Continuar como gestores del sistema, como se viene haciendo día tras día en Cataluña y en Euskadi o como se viene publicitando en Madrid con nuestro perfil de una izquierda subsidiaria del PSOE o subsidiaria del PNV en Euskadi.

En Euskadi la alternativa política de Ezker Batua es de una claridad apabullante Madrazo-Karrera-Fote en alianza con el EPK se han impuesto en la 7º Asamblea, en las territoriales y ahora en el BEC como objetivo estratégico que no se discuta la alianza con la burguesía del PNV bajo ningún concepto y por supuesto, tampoco su labor como burócratas.

Hoy los viejos dirigentes de antes de la transición monárquica del PCE (Paco Frutos, Meyer,…) se niegan abandonar su puesto y los nuevos burócratas de las federaciones Llamazaristas, como Madrazo tampoco se renuevan aunque incumplan los estatutos. Así están dispuestos a seguir ocupando sus cargos mandato tras mandato, fracaso electoral tras fracaso electoral, o sin respetar la ley de paridad en sus órganos gobiernos como Antton Karreras en Guipúzcoa.

Así todas estas familias y clanes burocráticos han hecho previo a la IX asamblea una conjura para capitanear este barco andrajoso, estos despojos (como dicen algunos dirigentes de Encuentro Plural alternativo) hacia el eterno terreno de la conciliación, del oportunismo, del marketing electoral y del burocratismo organizativo, taponando con todas sus fuerzas legales e ilegales (manipulaciones de censos, muertos que cuentan de afiliados, decenas con el mismo carnet y todo tipo de falsedades infladas para sacar tajada en sus peleas ínter burocráticas por ocupar el cargo, con sus acuerdos de repartos de puestos y prebendas), cualquier mínimo intento de refundación, autocrítica o corrección del rumbo anterior.

Una pena para miles de militantes honestos de izquierda que ven como se muere un proyecto de movimiento político social transformador a manos de sus propios dirigentes, que son sus enterradores y acompañados por un sector acomodado o viejo de la afiliación que ya esta acostumbrado y educado en estas políticas. Por ejemplo, Javier Madrazo en la 7º Asamblea de Junio impuso unos censos en acuerdo con el EPK para asegurarse el 77 % de la asamblea y dejar reducido al 23% al sector crítico. Pues bien ese mismo censo y los mismos delegados han valido para las asambleas territoriales y para esta asamblea federal en el BEC. (Los censos están impugnados en la comisión de garantías y judicialmente, pero siguen teniendo toda su validez para repartir puestos de delegados)

Lo más patético de este proceso es que a pesar de existir 3 documentos oficiales y uno de estatutos, en prácticamente ninguna de las asambleas locales se han discutido. Prácticamente nadie ha leído los documentos, nadie tiene interés en la reorientación de IU o de EB ante la crisis y ni ante las malas artes de la organización para garantizar o respetar las posiciones de todos. Por ejemplo, Madrazo de la asamblea aquí, ha despedido a todos los profesionales críticos y a contratados a nuevos acólitos arribistas y sumisos sin que nadie diga nada. Porque aquí en la familia que controla EB solo interesa cuantos delegados llevas tú y cuantos lleva el otro. Se negocian las proporcionalidades en los despachos y después se representan en ceremonial asamblea en el BEC.

Esta degeneración se ha impuesto en EB y en IU como práctica de funcionamiento y así están impugnados los censos en Madrid, Andalucía, Cataluña, Asturias,… ¿que nos falta por ver a lxs afiliadxs, para que nos decidamos a dar el paso hacia la constitución de otra izquierda? Esa izquierda transformadora que necesitamos dejando de lado a los viejos dirigentes acomodados, y haciendo posible nuestras aspiraciones de movilización, organización y participación social.

Yo creo que no falta mucho. Todavía queda un sector minoritario en IU y en EB que se ilusiona en que es posible la refundación desde la base y pelea con denuedo en un terreno pantanoso, pero los hechos están negando con rotundidad que exista tal oportunidad de refundación o regeneración interna, y mucho menos aun que esta posibilidad de trabajo se pueda mantener sobre la base del dialogo constructivo con los viejos dirigentes. Lo viejo se niega a morir y lo nuevo no termina de nacer. Pero la realidad es tozuda y por eso espero que de la asamblea del BEC de EB se saquen las lecciones de que al menos en Euskadi esa refundación es imposible y que lamentablemente tendrá que ser a finales de noviembre en Madrid, la oportunidad refundadora es mucho menor, porque el peso de los burócratas inevitablemente va a ser mucho mayor.

Esta situación es muy lamentable de mantener en el tiempo, muchas afiliadas y afiliados, ya se han dado de baja de EB y de IU, y algunxs se quedaran en casa hartos de decepción, pero todo no esta perdido aun otrxs estamos dispuestos a intentarlo de nuevo constituyendo una nueva organización, que marque distancias con la practica de estos dirigentes y con los errores que se han cometido. Solo así la izquierda podrá salir de su crisis refundándose y siendo audaz sin miedo al futuro.