domingo, 18 de enero de 2009

La ertzaintza provoca numeros heridos y detenidos en la marcha contra el tav

Urbina era el destino. Miles de personas querían ver «in situ» los desperfectos que está provocando ya el TAV. Pero fue imposible. La Ertzaintza lo impidió con una carga a pelotazos y porrazos que dejó decenas de heridos. Se contabilizaron además ocho detenidos y muchos opositores del TAV fueron identificados de vuelta a Urbina.
Zuriñe ETXEBERRIA (GARA)




Miles de personas acudieron ayer a la marcha que AHT Gelditu! Elkarlana había convocado en el municipio alavés de Urbina. La cita era a las doce del mediodía, pero dio comienzo media hora después debido a las trabas de la Guardia Civil. Varios autobuses fueron retenidos, y los documentos exigieron la documentación de cada uno de los ocupantes. Pero ése sería sólo un preludio de la actuación posterior de la Ertzaintza.

Los manifestantes recorrieron las inmediaciones de la zona en construcción desde Urbina a Retana, para poder ver in situ las obras, cada vez más avanzadas. Una vez finalizado el acto, varias personas acudieron de forma pacífica, como un «acto de desbodiencia civil» según explicaron luego los convocantes, a la zona en que se desarrollan los trabajos. Fue entonces, sin previo aviso, cuando la Ertzaintza arremetió contra los manifestantes a pelotazos y porrazos.

La primera carga policial se produjo cerca de las 14.00 y varias personas resultaron heridas. Durante ese primer enfrentamiento, que se alargó durante casi una hora, un helicóptero de la Policía autonómica rondó la zona volando muy bajo sobre quienes denunciaban el macroproyecto, provocado imágenes inusitadas en estas latitudes y muy impactantes.

«Corazón de hormigón»

Mientras, eran muchas las personas que se dirigían hacia Urbina. No obstante, antes de llegar a Luku, en otro tramo de obras de la autopista que unirá Eibar con Gasteiz, se produjo una segunda carga. Los agentes se colocaron en ambos lados y empezaron a disparar pelotas de goma y a golpear a los alli reunidos con sus porras. Los antidisturbios persiguieron a los manifestantes y, aprovechando los tapones humanos que se fueron generando, los agentes golpearon a todas las personas a las que daban alcance.

Esta segunda carga volvió a provocar numerosos heridos y varios detenidos acusados de «desordenes públicos», según dijo luego el Departamento de Interior. La versión oficial acusa a estas personas de haber arrojado piedras contra los agentes que formaban un cordón para impedir que nadie se acercara.

A última hora de la noche, no constaba que nadie hubiera sido liberado. Familiares de los detenidos informaron ayer a GARA de que se les ha dicho que en un principio permanecerán hasta el lunes en dependencias policiales.

Los asistentes tuvieron que echar a correr para evitar ser alcanzados por los golpes. Las cargas policiales se repitieron numerosas veces en la «vía verde» que une Luku con Urbina. La marcha ya había concluido hace tiempo. Y eran cerca de las 15.00 cuando la Ertzaintza decidió ir identificando a todos los que caminaban entre esos dos puntos. Numerosas personas fueron cacheadas y otras tantas recibieron un trato no muy profesional por parte de los uniforma- dos, que en algunos casos incluía insultos.

La Casa de Juntas del pueblo se convirtió en lugar de refugio para todas esas personas que iban huyendo de las cargas. Aun así, la Policía autonómica, que ya había ocupado el pueblo, entró en este recinto y señaló con el dedo quién debía ser identificado y quién no. Testigos relataron a GARA que la Ertzaintza detuvo a varias personas mientras estaban siendo atendidas por el personal sanitario.

«Corazón de hormigón»

«Tenéis el corazón lleno de hormigón», «Txikitzaileak gelditu» y «El desarrollo es vuestro chollo» habían sido algunos de los lemas más coreados en la marcha, hasta que se desencadenaron los incidentes del final. Los organizadores repartieron entre los asistentes octavillas con canciones escritas que fueron cantadas en un ambiente festivo.

AHT Gelditu! Elkarlana organizó un acto ante la zona de las obra,s que dio comienzo con dos bertsolaris. A continuación, un vecino de Urbina tomó la palabra y denunció las consecuencias que estas obras están acarreando en este municipio. Además, recordó a los allí reunidos que en la consulta llevada a cabo en el pueblo de Urbina el rechazo al TAV fue más que contundente, por lo que tildó de «imposición» la continuidad de los trabajos.

Acto seguido, miembros de la coordinadora felicitaron a todas las personas que habían tomado parte en la manifestación. Los organizadores explicaron que uno de los objetivos de esta marcha había sido «ver in situ» el lugar y comprobar «cómo durante los últimos años la zona ha sido fragmentada y destrozada» por las obras de la autopista Eibar-Gasteiz primero y por el TAV ahora. Los portavoces de la plataforma también denunciaron la imposición de la «Y vasca». «El pastel lo tienen repartido entre PSOE y PNV», asegu- raron.

Además, insistieron en «llevar los testimonios a los rincones de Euskal Herria, con el propósito de fortalecer la conciencia contraria a la violencia abusiva que conlleva este monstruo».

La carga llegó después, y condicionó todo el resto de la jornada, que iba a tener una segunda parte festiva en la capital alavesa. La comida popular prevista en Gasteiz no pudo comenzar hasta cerca de las 17.00. Pese a todo, 450 personas tomaron asiento en el frontón Auzolana de Alde Zaharra. Allí se pudieron cruzar informaciones sobre heridos y detenidos. Quien más quien menos tenía alguna peripecia que contar. Y muchos estaban preocupados al no hallar a familiares o amigos con los que habían acudido a la manifestación. El caos fue notable.

Entrada la tarde, cientos de personas se reunieron en las inmediaciones de Landatxo y del Gaztetxe esperando a que los conciertos de Musikherria dieran comienzo. Este colectivo musical quiso «impulsar la música popular para subrayar el carácter popular de la oposición a este proyecto destructor». Xopapo, Karrocerias Betoño o Banda Batxoki, entre otros, animaron los escenarios ante cientos de personas que tenían muchas ganas de olvidar lo sucedido a la mañana y dar comienzo la parte festiva.

Nueva carga en Gasteiz

Anochecido ya, hacia las 20.00 una nueva manifestación partió del casco viejo de la capital alavesa con intención de denunciar lo vivido a la mañana, además de pedir la libertad de los detenidos. Pero poco después dar comienzo al recorrido, la Ertzaintza volvió a cargar contra los asistentes en la calle Francia.

Desde AHT Gelditu! Elkarlana denunciaron la «brutal represión policial» que vivieron en el día de ayer, pero aun así realizaron una «valoración muy positiva» de la alta participación en la marcha y añadieron la satisfacción por «el compromiso de las personas que han participado».

La plataforma exigió, con más fuerza si cabe, la paralización de las obras del Tren de Alta Velocidad para poder «impulsar un proceso de debate y participación popular».