lunes, 28 de julio de 2008

"La muerte de Andreu Nin fue un acto criminal en toda regla cometido por la izquierda"


Juan Carlos Arce Escritor
María R. Aranguren - Publicado por DEIA 2008-07-28

Fue el fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) y desapareció para siempre en 1937, en un tiempo en el que su partido era ilegalizado y perseguido por el gobierno republicano de Negrín. El escritor Juan Carlos Arce rescata la vida de esta figura en 'La noche desnuda'


BILBAO. Juan Carlos Arce (Albacete, 1958), combina la literatura con su actividad profesional como jurista. Con esta novela, el experto en Derecho Comunitario relata la desaparición de un político cuya vida transcurrió entre la U.R.S.S. y la Barcelona de los años 30.

¿Por qué rescatar la vida de Andreu Nin?

Fue un revolucionario, intelectualmente era la persona más capacitada que tuvo la España de la época. La paradoja de este hombre es que fue secuestrado, torturado y asesinado y que todo eso lo hizo la izquierda y el Partido Comunista.

Él era comunista...

Quienes le matan son realmente unos estalinistas, personas que obedecen ciegamente la dictadura de Stalin precisamente porque él había fundado el POUM y era el líder del partido. Era un partido que no obedecía las órdenes de Stalin. Quería ser independiente y esa independencia le llevó a la muerte.

¿Qué supuso esa muerte?

Con la muerte de este hombre se produce la quiebra psicológica de la República, porque las personas empiezan a pensar que el enemigo es el fascismo, pero que también dentro de la República hay un enemigo que es cualquiera que no comulgue como stalinista y esa es la prueba de que hubo una segunda guerra civil entre los partidos de izquierdas.

Usted asegura que ha sido un hecho silenciado, pero ha habido otros historiadores que lo han documentado...

Fue una vergüenza entonces y sigue siendo una vergüenza ahora porque se trata de un acto criminal en toda regla cometido por la izquierda en la Guerra Civil y, por tanto, sí que ha habido estudios, pero siempre con mucha ocultación, porque la izquierda no ha querido sonrojarse demasiado con este suceso.

Nin colaboró con la revolución soviética, ¿qué le ocurrió para que se terminara convirtiendo en su enemigo?

Cuando estalló la revolución soviética viajó a Moscú fascinado por la idea de que los trabajadores iban a conseguir un paraíso en la tierra. Estuvo diez años en Moscú colaborando con la Unión Soviética, fue miembro del Soviet de Moscú y de la Internacional Sindical Roja y llegó a grandes puestos, pero cuando se le ocurrió decir que la gente debía tener libertad de expresión, Stalin lo expulsó de Moscú.

Y se refugió en Barcelona...

Y ahí fundó el POUM y llegó a ser consellier de Justicia de la Generalitat. ¡Todo esto sin un duro en el bolsillo!

Un hombre excepcional...

Es un hombre que habla y escribe en cuatro idiomas, que hace traducciones del ruso al catalán de Tolstoi y Dostoievski... Es un intelectual con una preparación bárbara. Cuando es detenido y desaparece, el gobierno de Negrín recibe un montón de cartas y telegramas de líderes europeos preguntándose por su suerte y diciendo que es una vergüenza que una persona como él haya desaparecido en la República, nadie sepa dónde está y que probablemente alguien lo haya matado.

¿Cómo se justifica su muerte?

Le imputan que es un colaborador de Franco, que es fascista, que es espía y traidor y se monta su persecución. El gobierno declara ilegal el partido y a él lo matan.

¿Cómo fue el juicio a los dirigentes del POUM?

La Pasionaria, Santiago Carrillo, Negrín, la prensa, la opinión pública, el Partido Comunista, el PSUC y otros pidieron la pena de muerte para estos políticos y, por tanto, el juicio fue una especie de comedia para llevarlos a la pena de muerte. A pesar de ello, los jueces mantuvieron su independencia judicial y no los condenaron.

En su opinión, ¿fue éste un juicio único?

Ellos fueron capaces de determinar qué pruebas habían sido manipuladas directamente para llevarles a la condena en un tiempo muy difícil, en plena Guerra Civil.Este caso se debería estudiar en la escuela judicial para que los nuevos jueces sepan de verdad qué es la independencia.

¿Cree que esta novela puede levantar ampollas?

Yo creo que no. Supone revelar los hechos, los acontecimientos. Si hubiera sido así no me habría dedicado a hacerla.

Otro personaje clave es el periodista y escritor George Orwell, que se alistó en el POUM, ¿tuvo una relación directa con Nin?

No se tienen pruebas pero es muy probable. George Orwell llegó a Barcelona, se alistó en el POUM y fue enviado al frente de Huesca. Ahí recibió un impacto en la garganta y regresó a Barcelona. Ahí vio que su partido había sido ilegalizado y que perseguían y ejecutaban a los miembros del partido. Entonces, se pregunta, ¿en qué se ha convertido esto, por qué no se unen todos contra el enemigo común? Él se decepciona mucho, y consigue escapar de España arriesgando su vida.

¿Siente admiración por Andreu Nin?

Nunca hay que pasarse en estas consideraciones. Nin es un símbolo de cómo el partido comunista resultó antidemocrático. George Orwell llega a escribir en Homenaje a Cataluña que en aquella época era bastante más fácil morir de una bala comunista que de una bala fascista. Nin no era un santo. Era un hombre muy preparado y que tuvo la mala fortuna de morir de ese modo. Yo simplemente revelo la parte oscura, esa que demuestra cómo hubo una guerra civil dentro de la propia República.