miércoles, 9 de julio de 2008

La Alianza con los empresarios frena el camino al socialismo



Siguiendo por América Latina cabría detenerse en Venezuela. Que duda cabe que frente al agresivo Imperialismo de los Estados Unidos Chávez ha jugado roles progresivos en determinados momentos y que su proyecto nacional bolivariano a supuesto ciertas concesiones al gran avance de la movilización y los movimientos de las masas venezolanas en lucha y que su discurso sobre el socialismo del siglo XXI ha sabido atraerse las simpatías de numeroso sectores de izquierda y de la intelectualidad sobre todo europea. Pero a muchos revolucionarios socialistas e internacionalistas también nos suscita algunas desconfianzas viendo determinadas practicas y políticas que por un lado nos recuerdan viejos ensayos populistas (Perón, Cardenas, etc) y determinados modelos de partido único que nos recuerdan el fracaso de los proyectos totalitarios de la burocracia del socialismo real. Aquí vamos añadir dos artículos que nos pueden ilustrar hacia una respuesta de la pregunta ¿Hacia donde va Chávez?

Permítanme una cita muy sugerente sobre los límites del pensamiento libre:“Quiero decirles esto: Nuestro enemigo principal no es el imperio, ni la burguesía, ni la burocracia. Nuestro enemigo principal es el miedo y lo llevamos dentro” Domitila Barrios luchadora incansable boliviana.

Ambos artículos han sido publicados en la Web Aporrea.org (Marce)



“Considerar que la Alianza no debe ser con los grandes empresarios sino con el pueblo trabajador, no es un extremismo de izquierda”

Stalin Pérez Borges

Prensa Marea Socialista.- El 11 de Junio el presidente Chávez rodeado por algunos de sus principales ministros reunió en el Hotel ALBA Caracas a los 500 empresarios más importantes de Venezuela. En primer lugar destacaban el responsable del grupo Polar, Mendoza, y los banqueros. En ese evento llamado "Reimpulso Productivo", el presidente Chávez anunció medidas que favorecen sobre todo al sector financiero y a los grandes empresarios ligados a las transnacionales.
Allí convocó a la unidad nacional y a una alianza con los sectores productivos nacional e intentó convencer a esos empresarios que el socialismo no los perjudicaría. Este domingo en el periódico Últimas Noticias, en su columna de los domingos el director Díaz Rangel, intenta responder a un remitido de dirigentes obreros como Marcela Máspero y a una declaración de Orlando Chirino que rechazan las medidas y la convocatoria del presidente a la alianza con los empresarios. Temerariamente Díaz Rangel utiliza el ejemplo del golpe de Pinochet contra Salvador Allende en Chile, haciendo caer la responsabilidad de ese golpe contra la izquierda de aquel proceso utilizando como pruebas documentos desclasificados de la CIA. De esta manera Díaz Rangel distorsiona la realidad del proceso histórico chileno, lava de responsabilidades a los golpistas y a las vacilaciones del gobierno del Presidente Allende e intenta hacer responsable de provocar o tener culpa de ese golpe genocida a la izquierda, y como culminación de esa posición reaccionaria sugiere que la lucha consecuente por los derechos de lo trabajadores seria causal de un golpe. Prensa Marea Socialista conversó sobre este debate, las medidas anunciadas por el presidente y sobre la propuesta política del mismo, con Stalin Pérez Borges, Coordinador Nacional de la UNT y editor del periódico Marea Socialista.
Marea Socialista: ¿Cómo recibió usted los anuncios del presidente en la reunión con los empresarios?
Stalin Pérez Borges (SPB): “Hace apenas unos meses el presidente volvió a definir a su gobierno como obrerista. Nacionalizó SIDOR, si bien es cierto que comprándola, cuando, según nuestra opinión, la transnacional tendría que pagarle al estado venezolano por haber incumplido la ley e inclusive haber cometido delitos contra Venezuela. No obstante, no se puede negar que fue una medida muy progresiva, pedida, exigida y conquistada por la lucha de los trabajadores. Esa definición de obrerista, el despido de uno de los ministros de Trabajo más antiobreros que se puedan recordar, iban en el sentido de las medidas que reclamábamos después del 2 D. Entonces, sostuvimos que la revisión, la rectificación y el reimpulso deberían apuntar a solucionar los problemas de los sectores populares. Pero este 11 de junio, con este acto con los empresarios y con las medidas económicas y sobre todo con la propuesta política que el presidente Chávez les hace a los empresarios, es un intento de vuelta atrás en el rumbo que conquistaron los trabajadores sidoristas y el pueblo entero de Guayana para la Revolución Bolivariana”.
stalin pérez borgesContinuó diciendo SPB: “La propuesta del presidente, el llamado a una alianza con los empresarios que el llamó nacionales, con la burguesía nacional según el propio presidente, al mismo tiempo que plantea una Alianza con los obreros y el pueblo, como lo hizo al volver a definir de obrerista a su gobierno exactamente el día anterior cuando firmó la incorporación de los primeros 900 trabajadores tercerizados a la nómina SIDOR son contradictorias, no complementarias, una excluye a la otra. Los antecedentes históricos que existen sobre experimentos de alianza con la supuesta burguesía nacional, muestran que conducen al fracaso de los procesos de liberación, independencia nacional y socialistas y al empoderamiento de la burguesía y el imperialismo, imponiéndose los sectores contrarrevolucionarios. Ahora que se están recordando los cien años del nacimiento de Salvador Allende ese es uno de los temas por los cuales, nosotros creemos, fue derrotada la vía chilena al socialismo. No se fue consecuentemente contra los burgueses chilenos aliados a los yanquis y estos terminaron provocando todas las guarimbas y boicot, debilitando al gobierno de la Unidad Popular y facilitando el golpe de Estado. Situación que nosotros ya hemos vivido, pero que por la acción revolucionaria de las masas hubo un 13 de abril”.
M. S.: Muchos camaradas piensan qué es una táctica del presidente por el año electoral para evitar justamente el desabastecimiento y detener la inflación?
S. P. B: “Yo quiero insistir primero en el problema político, estratégico, de la Revolución Bolivariana, ya que es esto lo que explica que las medidas no lograrán el efecto que se dice buscar. Las que habría que tomar para lograr ese efecto son otras medidas que cumplan con el nombre de obrerista que el gobierno utiliza para definirse a si mismo. El problema político es fundamental porque el presidente se equivoca de interlocutor para conseguir detener la inflación o reimpulsar la producción. No son estos empresarios, no son en general los grandes empresarios, no son los Mendoza los que quieren y tienen como necesidad detener la inflación. Los que allí estaban todos trabajan asociados a las transnacionales o sus empresas son directamente transnacionales. El ejemplo son los banqueros privados, toda la banca privada de Venezuela es transnacional, toda la banca se maneja con las reglas del neoliberalismo, además recibe gran parte de los dineros de estado como deposito, y hace negocios con ese dinero y no hay ningún control sobre esos depósitos y le importa poco si el uso que hace con ese dinero provoca inflación. Es equivocado pensar, justo ahora que el sistema bancario de Estados Unidos e internacional está colapsando, que se derrumban grandes bancos y que los estados neoliberales tienen que acudir a salvarlos con el dinero del pueblo, que esos empresarios financistas o esos bancos actuaran distinto en Venezuela. Ellos obedecen las órdenes de sus casas matrices, no les interesa ninguna propuesta de Alianza que no sea para que sus empresas realicen más ganancias y envíen más dólares a sus casas de orígenes, y si por sus aventuras financieras pierden que el estado se haga cargo de sus perdidas. Esa es la verdad. No se les puede hablar con el corazón y con un proyecto no ya socialista sino de pura independencia nacional a esos empresarios, la propia existencia de ellos depende del sistema de coloniaje con el imperialismo. Ellos hubieran actuado con Bolívar como la oligarquía. No se les puede plantear la necesidad de la unidad nacional a esos banqueros ni a los grandes grupos económicos. Ellos son una de la verdadera amenaza para la revolución”.
SPB reafirma lo que venía diciendo con estas palabras: “El presidente convocó a los empresarios de la construcción a colaborar con las multinacionales brasileñas y argentinas. Convocó a los importadores y productores o empacadores de alimentos a colaborar con las multinacionales brasileñas y argentinas. El presidente abrió un fondo de 1000 millones de dólares para que se repartan entre los empresarios locales y las transnacionales. Cuando digo multinacionales brasileñas y argentinas, digo norteamericanas, europeas, asiáticas y de todo tipo que siguen realizando grandes ganancias por medio del capital financiero y los bancos y por su participación muchas veces mayoritaria en empresas con sede en estos países. Empresas que son parte fundamental de las propias transnacionales con sede en Brasil o Argentina. Aquí vuelvo de nuevo con el ejemplo de Ternium, la supuesta transnacional Argentina con capitales brasileros, mexicanos, italianos y de EE.UU. El llamado a la unidad nacional, a seguir el camino del socialismo bolivariano muestra una gran confusión de parte del presidente. Ninguno de los 500 que allí estaban tomará ese llamado. Ellos escuchan un único llamado: el de la ganancia a cualquier costo. Ellos son los que crean empleos basura, tercerizan, botan trabajadores persiguen a las organizaciones sindicales si no pueden comprar o corromper a los dirigentes. Pero volvamos al problema político. Mendoza y su grupo de empresas es uno de los responsables principales del desabastecimiento y la especulación con los alimentos. Por qué debería cambiar ahora. Es una ilusión si el presidente cree que dándole algunos privilegios que reclaman los empresarios, ellos ya no serán un factor de desestabilización e ingobernabilidad. No importa que sean tiempos electorales o no. Para los empresarios el único tiempo es el de la ganancia y para eso aprovecharán la coyuntura electoral. El presidente se equivoca, o, si sabe lo que hace, lo que impulsa es un modelo de capitalismo que lamentablemente no alcanzará la independencia, porque estos grupos no tienen sentido de patria ni de independencia. Estos son socios menores del imperialismo y eso es lo que quieren seguir siendo. Pedirle que retornen los miles de millones de dólares que fugaron al extranjero, es otra muestra de ingenuidad. Pudieran traer ese dinero, si tienen garantía de que van a ganar más de lo que están ahora ganando y con la seguridad de que no será expropiado y lo único que le puede dar esa garantía o confianza es que haya en Miraflores un Presidente como cuando la IV República, que haga lo que ellos quieran. Entonces, es político el problema que enfrentamos, es un problema de modelo. Hay que elegir entre el modelo que planteó el presidente el 11 de junio de alianza con los empresarios o el modelo de los obreros de SIDOR de lucha consecuente contra las multinacionales”.
M. S.: Algunos hablan que esta sería una especie de NEP, o sea la política económica de Lenin luego de la guerra civil en los primeros años de la revolución Rusa, donde para solucionar el problema del desabastecimiento y la crisis de alimentos recurrió a abrir el mercado y a darles ventajas a los capitalistas. ¿Qué opinas al respecto?
S.P B.: La NEP Leninista fue una política para salir de la crisis brutal en la que había hundido a Rusia la guerra mundial primero y la guerra civil después. Esta política provocó grandes distorsiones. Los campesinos de corte capitalista que había, se enriquecieron rápidamente. En Venezuela no puede haber una NEP, en primer lugar porque no es un estado de transición al socialismo, no ha sido desmantelado el Estado Burgués, sino que estamos en un estado burgués con todas sus estructuras intactas y con elementos de Capitalismo de Estado. Hacer esa comparación sólo sirve para confundir. La apertura de la NEP Rusa se da luego de que la gran mayoría de las fábricas y empresas habían sido expropiadas. Luego del comunismo de guerra. Es la política adoptada luego del agotamiento provocado al país por años de guerra. Esa no es una política ofensiva. Estamos hablando de una política defensiva del Leninismo. Había sido derrotada la revolución en Alemania, en Italia y en otros países. Hablar de NEP en este proceso es una falsificación para ocultar que de lo que se trata el llamado reimpulso productivo es apenas de nuevos incentivos, subsidios y privilegios a los grandes empresarios, muchos de los cuales han sido golpistas y son guarimberos y saboteadores.
M. .S.: ¿Qué medidas propone para lograr los objetivos qué plantea el presidente?
S.P.B.: “Vea, en primer lugar el objetivo político. Rechazamos esa alianza de Unidad Nacional, porque es contraproducente para marchar al socialismo. Yo diría reaccionaria si se lleva acabo ya que debilita al proceso revolucionario. Nosotros proponemos una alianza del poder popular, de los trabajadores y los sectores explotados y oprimidos de la sociedad. Eso políticamente para pelear por el poder del estado. En segundo lugar las medidas de política económica, para cumplir con el discurso de avanzar hacia el socialismo y de que este es un gobierno obrerista, tienen que apuntar a atacar los problemas reales del pueblo trabajador y sus necesidades. Por ejemplo, en el caso del comercio exterior. Hay aspectos en los que el estado tiene que monopolizar las compras, las importaciones, uno es el de los alimentos, y en otros casos tiene que suprimirlos como la importación de productos de lujo. La nacionalización del Comercio Exterior y en especial en el segmento de alimentos es fundamental para controlar la inflación. En segundo lugar el tema del salario, no puede ser que se gasten miles de millones de dólares en fondos de incentivos a los empresarios sin ningún control de los trabajadores mientras que los salarios son debilitados todos los días por los aumentos de precios. Se debe instaurar una cláusula de ajuste periódico, mensual o trimestral de salarios de acuerdo a la inflación. Este ya no alcanza con la discusión de los convenios colectivos cada dos años. Los instrumentos que les facilitó a esos empresarios, son eso, incentivos y nuevos privilegios”.
Ya para finalizar esta conversación SPB concluía así: “Un problema grave para atender es el control de las finanzas, de los bancos y del crédito. La crisis de la economía internacional va a seguir profundizando la crisis bancaria, no puede ser que no haya ningún control sobre los depósitos. Nosotros creemos que el sistema de crédito es estratégico como las industrias básicas, el petróleo, los alimentos, las comunicaciones, etcétera y no puede estar en manos privadas y menos transnacionales. Pero supongamos que el gobierno no ve este problema. Este sería un debate emprender, pero el hecho es que hay que proteger ya los depósitos del estado y de los pequeños ahorristas venezolanos para que una crisis más profunda del sistema financiero internacional no cause una crisis sin control en el país. Hay que nacionalizar al menos los depósitos. Es decir, que el banco central sea el que controle y administre todo el dinero que hay en el sistema bancario. En relación al problema impositivo es otro tema muy importante. Hay que eliminar directamente el IVA y aumentar los impuestos a las ganancias de las empresas de manera progresiva, es concreto, que paga más impuesto el que más gana. Que el impuesto a la renta súbita no lo pague solamente PDVSA, lo tienen que pagar los privados que se enriquecen súbitamente, incluso trabajando para PDVSA. Estas son algunas ideas y propuestas que queremos debatir entre los trabajadores. Pero lo fundamental sigue siendo, saber y estar claro, que trabajar en la perspectiva de una alianza con la burguesía por más nacional que esta se pinte, es retroceder en el camino al socialismo. El presidente debe saber que son excluyentes, o se está con los trabajadores y el pueblo o se está con los grandes grupos económicos y las transnacionales. Un gobierno obrerista no puede elegir el camino de la alianza con la burguesía porque significa el retroceso de la revolución y esto no es ningún extremismo de izquierda, como lo ha querido dejar ver hoy Eleazar Díaz Rangel en su columna de los domingos en el diario que él dirige. Este allí se pregunta, cómo será esa movilización en defensa del socialismo autentico, refiriéndose a una cita del comunicado que un grupo de dirigentes sindicales de la corriente CTR hace, para después insinuar que estos pudieran jugar el mismo papel que jugó la ultraizquierda que apoyó al gobierno de la Unidad Popular en Chile. Esta insinuación es temeraria y hace una extrapolación descontextualizada que no compartimos y por lo tanto rechazamos, aunque no tengamos responsabilidad alguna con ese remitido.
Stalin Perez Borges es coordinador nacional de la UNT Publicado en Aporrea el 30/06/08, la fuente original de este documento en Marea Socialista
6 de julio de 2008

Chávez, tus medidas económicas no favorecen el Proceso Socialista

Por: Ricardo Galindez, El Topo Obrero
Fecha de publicación: 22/06/08

UN ARROZ CON MANGO Y DEPURATIVO

La noche del 11 de junio en los salones del Hotel Alba en Caracas, fue escenario de un evento increíble a los ojos del 11A y 2D de 2002. El mismo se tituló “Reimpulso productivo - La inversión es Venezuela”. Los presentes, el presidente Chávez quien presidía y un público de lo más selecto. Allí estaban todos los grandes representantes del capital nacional bancario, industrial y agropecuario, es decir los enemigos acérrimos del gobierno, los que han provocado una fuga de capitales de decenas de miles de millones de dólares anuales, que mantienen una política de desinversión económica, que financian todas las campañas mediáticas contra el proceso revolucionario, violan todos los derechos de los trabajadores, auspician la inflación y desabastecimiento y paremos de contar.

El presidente Chávez se paró y empezó a hacer sus anuncios. Todos ellos fueron en concordancia con la tesis central que desde hace años el gobierno viene defendiendo de tratar de incorporar a los capitalistas nacionales a su “proyecto nacional Simón Bolívar” que implica el desarrollo de un capitalismo nacional que convierta a Venezuela en una “potencia mediana”. Su discurso es coherente con la tesis de que existen empresarios progresistas y revolucionarios, pero contrario a la de un gobierno que se autotitula antiimperialista, obrerista y defensor de los derechos del pueblo. Es el permanente túnel sin salida del presidente Chávez y su más problemática contradicción.

MEDIDAS ECONÓMICAS CAPITALISTAS

De los anuncios, el más importante, por beneficioso para los empresarios y banqueros fue la eliminación del Impuesto a la Transacciones Bancarias que le ahorra MÁS DE 6.600 BILLONES DE BOLÍVARES DE LOS VIEJOS. Todo un regalo que los empresarios sabrán sacarlos del país y hasta aumentar el financiamiento de la campaña desestabilizadora.

En el discurso, el presidente Chávez señaló que este impuesto del 1,5% era una carga que generaba inflación y por lo tanto lo eliminaba para bajar dichas presiones. Pero los empresarios piensan otra cosa. Ellos siguen viendo mucho dinero en manos del pueblo por los planes del gobierno y por ello aumentarán sus precios para recogerlo y sumarlo a sus cuentas bancarias.

Luego tenemos la flexibilización en la tramitación de divisas cuyas solicitudes sean iguales o inferiores a 50.000 dólares para la importación de bienes de capital: maquinarias, piezas e insumos para la producción que de acuerdo a propios analistas empresariales incentivará la fuga de capitales en varias decenas de millones de dólares al día. Esto será así puesto que la medida le facilitará a los empresarios adquirir las divisas a través de los operadores cambiarios que serán nada más y nada menos que los bancos, el sector más beneficiado bajo el gobierno Chávez y factor principal en el saboteo económico y fuga de capitales, en vez de tener que acudir a las oficinas del gobierno. Chávez está tan consciente de que le está abriendo una puerta a los empresarios para que fuguen capitales, que el mismo día dijo que si las grandes empresas se aprovechaban de la misma para fraccionar sus pedimentos de divisas, les aplicaría la Ley.

El otro anuncio importante para los empresarios es el Plan “Cosecha Segura” que implica un aumento en la cantidad de bolívares para subsidiar la producción del campo. Para ello se destinará un fondo de 76.000.000 de Bolívares Fuertes, es decir 76 mil millones de Bs. viejos que serán usados “si los costos aumentan después de iniciado el proceso productivo”.

Ya sabemos nosotros como los empresarios inventan las habidas y las por haber a fin de justificar aumentos de costos. Un fondo más para que los que tengan más saliva, traguen más dólares.

UN PASO PA´LANTE UN PASO PA´TRAS

El gobierno sigue desarrollándose dentro de medidas capitalistas contradictorias. Ya desde la campaña electoral para su reelección, cuando se planteó eliminar el color rojo como identificador de las fuerzas bolivarianas, se viene produciendo unos movimientos oscilantes que tienen mayor peso cuando van hacia la derecha, que cuando se producen hacia la izquierda. Esto no significa que haya perdido su carácter nacionalista pequeñoburgués, pero si hay un debilitamiento progresivo de las posiciones nacionalistas y de izquierda incluso en el campo internacional, peligroso para el propio proceso revolucionario que merece una profunda discusión en las bases obreras y populares identificadas con la revolución.

Ese debilitamiento no solo se refleja en estas medidas que favorecen plenamente al gran capital bancario, industrial y agropecuario, sino en otras que van en sentido contrario al capitalismo internacional y para tan solo mencionar las más recientes están la medida progresiva de Nacionalización de SIDOR, pero donde se le permite a la antigua accionista mayoritaria conservar un 10% de las acciones y el control de la comercialización de los productos de la empresa, amén de que todavía se está negociando el cuánto pagarle a Techint, cuando tan solo por los pasivos ambientales es ella la que tiene que pagarle al estado. Si a esto le sumamos el saqueo de máquinas y el compromiso no cumplido de realizar inversiones, los montos que adeuda Techint son superiores a lo qe está pidiendo por sus acciones. Este tipo de nacionalización es mucho menos radical en lo económico, que la realizada con VENEPAL Y VÁLVULAS, hoy Invepal e Inveval.

Desde el punto político de la creación de nuevas relaciones de producción, SIDOR también representa un retroceso con respecto a las dos empresas nacionalizadas mencionadas, por cuando en la primera se dieron pasos hacia una cogestión con características de control obrero y en la segunda prácticamente es un control obrero lo que allí se desarrolla. En SIDOR, lo que hasta ahora se ve, es que la intención es que esta funcione como toda una empresa capitalista, con la generación de plusvalía que beneficie a sus accionistas. Toda una CANTV. El propio Rodolfo Sanz, quien se presentó el martes 18 en Taller Central, criticó duramente la experiencia de elección del gerente del departamento y exigió que dicha experiencia no se extendiese a otras áreas de la empresa.

Pero hay más. Estas medidas económicas, que son una extensión de las planteadas por el ex ministro de planificación Jorge Giordani, se dan en medio de un contexto político “enrarecido” por las propias declaraciones y actitudes del gobierno. Días antes el presidente Chávez declaró sobre el tema de las FARC, y de que estas debían liberar a los secuestrados sin poner ninguna condición y por otro lado que el método de la guerrilla ya no era una táctica de lucha revolucionaria.

Nosotros consideramos que la liberación de los secuestrados o retenidos por las FARC EP sin condiciones es una medida necesaria a dar por parte del grupo guerrillero si quiere reconstruir puentes con sectores importantes del pueblo colombiano, pero en el contexto que salen estas declaraciones, pareciera que las mismas fueron dadas para descompresionar los ataques que el gobierno viene recibiendo por parte del imperialismo y de la burguesía venezolana y colombiana y también de sectores pequeñoburgueses nacionales, algunos de los cuales anidados en el propio gobierno, por el papel de mediador en la liberación de rehenes.

Así mismo consideramos que señalar que “La guerra de guerrillas es historia” es un desacierto por lo genérica y ahistórica. Pudiéramos discutir caso por caso y en particular el colombiano y señalar que pueden estar dados las condiciones para que buena parte de los militantes de la guerrilla se inserten en el movimiento obrero y popular colombiano para fortalecer el proceso de ascenso que se desarrolla de un tiempo a esta parte, pero también pudiera darse una discusión de que partiendo de los territorios que la guerrilla, incluimos al ELN, controla, se desarrolle de manera complementaria y paralela a la reinserción de cuadros en el movimiento obrero y popular, un plan de reforma agraria, con la expropiación de los terratenientes que le permitiese a dichas organizaciones dinamizar la lucha del campo convirtiéndola en una lucha de masas y no solo de organizaciones de una vanguardia armada. Una reforma agraria impulsada con las masas, de seguro va a requerir brigadas de autodefensa y allí la experiencia guerrillera sería invaluable.

El marxismo no deshecha a priori ninguna forma de lucha. Cada situación concreta requiere de formas de luchas particulares. De lo que si partimos los marxistas es de la necesidad de implementar formas de combate donde se involucre a la clase obrera, campesina y movimiento popular, pues son las masas y no las vanguardias políticas las que hacen las revoluciones.

PERSPECTIVAS

Podemos decir sin temor a equivocarnos que las medidas anunciadas por el presidente Chávez, a lo sumo lograrán que algunos sectores del gran capital se acerquen al gobierno para aprovechar los miles de millones que les ofrece, con muchas facilidades y créditos blandos. Pero eso no producirá ningún cambio cualitativo en la política de desinversión desarrollada por los capitalistas y para ello no nos basamos en ninguna bola de cristal. Son las propias declaraciones después del acto “Reimpulso productivo - La inversión es Venezuela”de empresarios como Nelson Maldonado, CONSECOMERCIO quien es su presidente, señaló que en materia cambiaria “lo deseable sería la derogación de los controles porque también habría que incluir el de precios”. (Reporte diario de la Economía 13-06-2008)Es decir, las medidas no son suficientes para restablecer la confianza de los inversionistas.

En el mismo periódico en su pág 14 en el artículo “Misión Banco Adentro” se dice que Chávez llama a “invertir aguas abajo ¿pero en qué? Si el Capitalismo de Estado es el que controla todas las grandes empresas aguas arriba y de paso, la eficiencia, productividad y resultados dejan mucho que desear.”

En un artículo de opinión de VenEconomia, organismo empresarial, publicado en el periódico mencionado señala de manera despectiva que: “Chávez montó su show y lanzó una retahíla de medidas vacuas”… “el mensaje estuvo lleno de veladas amenazas al sector privado”… “En consecuencia, de todo lo anunciado es muy poco lo relevante o lo que ayudará A REACTIVAR LA ECONOMÍA. (Resaltado nuestro). Sólo una medida resulta positiva: La eliminación del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF), lo que sin duda contribuirá a bajar la inflación. LO MALO ES QUE LLEGA DEMASIADO TARDE”. (Resaltado nuestro).

Más adelante señala: “Lo más negativo fue que: 1) Anunció nuevos subsidios, en lugar de ajustar (o liberar) los precios de los productos agrícolas, que en su mayor parte se venden por debajo del costo. Y 2) tomando la letra de Carlos Andrés Pérez en 1974, anunció un Plan Deuda cero para condonar las deudas a los productores agrícolas financiados por FONDAFA, por unos Bs.F 246 millones. Lo positivo hubiera sido liberar el control de precios y crear condiciones favorables para invertir y producir con confianza”. Es decir los empresarios no tienen confianza en el gobierno y sus medidas y por lo tanto no van a invertir lo necesario para cubrir las necesidades del mercado interno y continuarán con su política de importaciones y fuga de capitales.

Las medidas del gobierno no impulsarán la inflación hacia abajo. Ya los empresarios estiman que este año rondará por el 40% y no el 19 que recalculó el gobierno, así que el 1,5% por ciento del ITF se lo van a embolsillar y seguirán avanzando en sus planes de acumulación de ganancias sin medida.

El gobierno con su ministro de planificación Halman El Troudi y el de Finanzas Rafael Isea,* siguen buscando aliados donde solo se encuentran con enemigos de un gobierno porque este no les da plena libertad para hacer lo que les venga en gana con la economía, y no entrega las riquezas del país en su totalidad a manos de las multinacionales. Siguen regalando los dineros del pueblo a quienes son enemigos declarados de los trabajadores.

Estas medidas económicas tampoco servirán para mitigar los efectos de la crisis económica que viven los Estados Unidos y cuyos consecuencias no están lejos de empezar a sentirse, aún con los altos precios petroleros, que son los que le han permitido al gobierno anunciar un plan de inversiones que nos recuerda a los de la Gran Venezuela de CAP parte I.

Lo que si va a producir, así sea momentáneamente es un envalentonamiento de los sectores del gobierno que no ven con buenos ojos los planteamientos socialistas y de ataque a los empresarios capitalistas. El que esto se traduzca en discursos políticos en defensa de la propiedad privada de los medios de producción, incluso en conflictos laborales, es solo cuestión de tiempo o de hechos concretos donde el pueblo se plantee enfrentamientos con los dueños del capital.

Es hora que las corrientes revolucionarias al interior de la UNT, logren desarrollar acciones unitarias que empezando por la discusión de las medidas que desde el movimiento obrero proponemos para desarrollar una economía armoniosa con la naturaleza y que rinda beneficios con justicia social al pueblo trabajador, nos permitan ganar la calle y derrotar las medidas que solo engordarán las chequeras de los grandes grupos económicos.

Para los militantes del PSUV también un deber impulsar la discusión sobre estas medidas anunciadas, para que sean retiradas y en su lugar se implementen otras que nacionalizando los monopolios, y la banca, y que funcionando bajo control de los trabajadores, nos permitan construir una nueva economía al servicio del pueblo trabajador.

Si compartes estas opiniones te invitamos a que sumemos fuerzas para golpear de manera más fuerte a quienes están avanzando en sus planes de aumentar su enriquecimiento con los dineros del pueblo.

* El ministro Isea fue sustituido por Alí Rodríguez, que de seguro seguirá la misma línea económica de su predecesor.