jueves, 27 de noviembre de 2008

Desafiliacion de Ezker Batua de 27 extraordinarios militantes


Por mucho que Javier Madrazo quiera ocultar y minimizar la realidad del proceso de degeneración política y organizativa que viene sufriendo Ezker Batua, ya es imposible ocultarlo. Su política de colaboración con la derecha nacionalista del PNV y su conversión de la organización en un aparato de gestión clientelar ya antes de la 7ª asamblea había llevado a la desafiliación de numerosos militantes y cuadros de todas las sensibilidades y est@s se podrían contabilizarse por centenas, desde la dirección hasta las bases.
Esta sangría no se paró en junio en la 7ª asamblea, ni se ha parado desde este verano en forma de goteo silenciosos. Hoy se han expresado en 27 personas más que públicamente se desafilian y que son de un enorme valor y compromiso político. La mayoría van a continuar la pelea por una nueva izquierda vasca sin lugar a dudas y esta claro que Madrazo continuará con su política de contrataciones, liberaciones, subvenciones y brazos de madera clientelares.
Pero que no se quede tranquilo, del mismo modo que ha sucedido con las gentes del Espacio Alternativo de todo el estado español que se dieron de baja antes de la Asamblea Federal de IU por que no existían ni garantías democráticas para el debate, ni voluntad de autocrítica, ni espíritu de rectificación política, ni nada que no sea que la disputa por el sillón de mando; las desafecciones individuales y colectivas van a continuar sin cesar.
Así que, dado el actual pacto entre los viejos profesionales de los cargos, que se niegan a abandonar sus puestos en los aparatos del PCE y del madrazismo-llamazaristas, esta desafección tendríamos que comentarla como un primer paso de una organización agonizante.

Por esto, remito el comunicado completo de las compañeras y compañeros y señalo esta cargado de verdades como puños. Además añado algunos enlaces periodísticos para el mejor seguimiento de la noticia.

ESCRITO

Nos presentamos mediante este escrito ante la ciudadanía vasca un grupo de militantes de izquierdas con un largo recorrido al servicio de las clases trabajadoras y desheredadas de la tierra. Hemos militado, militamos y militaremos. No renunciamos a hacer política a través de movimientos sociales y otras organizaciones de izquierda. No cejamos en el empeño de construir otra sociedad más justa, libre, solidaria y pacífica, y siempre desde la firmeza de unos fundados principios éticos y democráticos. Y tal vez por eso, porque siempre nos hemos creído aquello de que “Otro mundo es posible” y sobre todo, porque estamos comprometidos en la lucha por su consecución, firmamos esta carta abierta a la ciudadanía.
Con la más profunda tristeza ante el naufragio sin paliativos del que un día fue un proyecto ilusionante en la transformación de nuestra sociedad queremos comunicar públicamente nuestra baja como miembros de Ezker Batua. En principio, esto puede parecer un asunto interno, propio de las dinámicas internas de una organización, o particular, de las personas que un día asumieron la responsabilidad de militar en EB-Berdeak. Sin embargo, creemos que el sistema democrático tiene en las organizaciones políticas y sociales uno de sus cimientos fundamentales y, por ello, los elementos relevantes que acaecen dentro de ellas no son ajenos a la ciudadanía a la que se dirigen y a quien deberían servir y representar desde los respectivos proyectos que cada uno defiende.

En cuanto a los motivos, queremos citar, entre otros, una grave deriva política consecuencia de un apego enfermizo al poder que ha socavado la democracia interna de la organización, votaciones en contra de iniciativas legislativas populares, apoyo a políticas que en nada ayudan a superar los frentismos, a propuestas descafeinadas de participación ciudadana, censos internos llenos de enchufados en el Gobierno Vasco, reparto masivo de prebendas institucionales y silencios cómplices con las políticas liberales y conservadoras del PNV. Este panorama nos lleva a que hoy afirmemos públicamente que el oportunismo, el clientelismo y el autoritarismo de la actual dirección encabezada por Javier Madrazo han frustrado Ezker Batua de una manera, creemos, irrecuperable.
La deriva política
Hace ocho años se nos vendió “El Tripartito” como un aspecto táctico. Hoy sabemos que este, así como formar parte de “cualquier gobierno”, se ha convertido en una obsesión para la dirección de Ezker Batua. Entendemos, desde luego, que hoy las tareas de una “izquierda de izquierdas” no pasan por ahí, ni por el plegamiento a las políticas de derechas del PNV, ni por los bandazos ideológicos en aspectos tales como el soberanismo que han servido para que no consiguiéramos ser esa `txalupa´ entre nacionalismos que se pretendió en algún momento. Entre los momentos de mayor descrédito político se cuentan, únicamente por citar algunos, la bochornosa negociación del gobierno de la Diputación Foral de Bizkaia o el voto en contra de la Iniciativa Legislativa Popular “Carta de Justicia y Solidaridad con los países empobrecidos”.
Corruptelas
Uno de los más graves hechos que han acompañado el acceso de Ezker Batua a responsabilidades de gobierno ha sido la generalización del clientelismo político y del enchufismo de una parte de nuestra afiliación en la administración. Estas han sido prácticas habituales e indisimuladas que aparte del quebranto ético que han supuesto, han hecho a nuestra organización incapaz de tomar decisiones que en algún caso lesionaran los intereses de permanecer en el gobierno, aunque haya sido a costa de nuestra coherencia ideológica.
Falta de democracia interna
La democracia interna se ha convertido en una pantomima. La manipulación de censos, el personalismo y la difamación del discrepante, así como una política de liberaciones basada en la sumisión al coordinador están convirtiendo la organización en un puñado de personas asalariadas, que en la mayoría de los casos ven ésta como un trabajo más que como una responsabilidad militante. Todo esto, en grado máximo, se ha podido observar en la VII Asamblea en la que el coordinador general fue reelegido tras un inexplicable pacto con el hasta entonces hipercrítico PCE-EPK y una política de afiliaciones irregulares que han sido objeto de denuncia en los tribunales y admitida a trámite. Todo este conjunto de prácticas han impedido cualquier debate en igualdad de condiciones o la posibilidad de refundar o reorientar la organización.

En definitiva, Ezker Batua se ha convertido en una organización sin coherencia política, apegada al poder y con un interno sumiso al coordinador general. Ezker Batua ha renunciado a ser un agente por el cambio social. El fin de Ezker Batua ha dejado de ser la lucha por un nuevo modelo social anticapitalista para ser una mera gestora del actual sistema, sin cuestionarlo en ningún momento.
Consideramos que esta deriva ideológica y de práctica política, más cercana a un holding de poder y al marketing que a una organización de izquierdas, ha ido dejando en el camino a muchas compañeras y compañeros, muy importantes para las tareas de la izquierda y que ya, al igual que en nuestro caso, no ven en Ezker Batua la fuerza plural que podía haber aglutinado las diferentes sensibilidades de la izquierda transformadora y anticapitalista vasca. Incluso quienes firmamos este escrito hemos dejado paulatinamente de acudir a los actos organizados por Ezker Batua, muchos de ellos carentes de coherencia y credibilidad.
Ante esta situación, quienes durante mucho tiempo hemos dado la cara por Ezker Batua-Izquierda Unida en la calle, con las amistades, en la familia, el centro de trabajo o en nuestras dobles militancias, necesitábamos desvincular radicalmente nuestros nombres del engaño político y social que representa actualmente. Sabemos que no tardarán en volver a su práctica habitual de difamación personal e, incluso, que podrán tratar de hacernos pagar nuestra lealtad a nuestras ideas y principios.
Nos vamos, además, queriendo resaltar que tenemos el convencimiento de que dentro de Ezker Batua continúan muchas personas que, de forma individual u organizada, son imprescindibles para la formulación de una izquierda alternativa construida desde y con los movimientos sociales. Sin embargo, este es el momento de decir adiós y abandonar no a estos compañeros y compañeras que continúan, sino a una organización que hoy no está preparada para dar una respuesta contundente, desde abajo y a la izquierda, a la crisis de civilización que nos toca hacer frente.

Las gentes que por todo el cúmulo de motivos ya expuestos, nos vemos obligadas a salir de Ezker Batua creemos que otra izquierda, para lograr otro mundo, es posible y cada vez más imprescindible, y por eso cada cual se compromete, desde el lugar donde esté, por conseguirla; ya sea desde los movimientos sociales o bien desde otras organizaciones que representen a una izquierda política anticapitalista, republicana, transformadora, pacifista y valiente que recojan el testigo de lo que algún día pudo ser Ezker Batua y que hoy no ha sabido o no ha querido representar.

FIRMAN:
Gorka Galende Cuadra
Javier Pérez Hoyos
Yuri Rueda
Mikel Labeaga
Iñaki Valentín Pérez
Sergio Campo Lladó
Agustín Romero Sanz
Jone Martínez Palacios
Joseba Fernández
Alicia López de Muniaín
Iratxe Casal
Oscar Moledo
Pablo Prado
Fernando Oses
Emi Luque
Diego Calvo Sanz
Miriam del Río
Marí Paz Amezaga
Ritxar Bacete
Montse González
Txemi Peñas
Gorka Fayos Miruri
Pedro Ugarte
Iñaki Gortazar
Kepa Hernández


http://www.deia.com/es/impresa/2008/11/27/bizkaia/politika/518442.php

http://www.gara.net/paperezkoa/20081127/108900/es/Reaparece-division-EB-tras-darse-baja-casi-una-treintena-criticos

http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20081127/politica/criticos-dejan-coalicion-acusan-20081127.html



3 comentarios:

robertoC dijo...

Ritxar Bacete dice que no ha firmado

Piru dijo...

Por eso son 27 en vez de 28

robertoC dijo...

pues en este post sigue apareciendo como firmante