jueves, 20 de noviembre de 2008

AHT Gelditu! convoca una manifestación nacional a las obras del TAV el 17 de enero


Representantes de organismos sociales, centrales sindicales y fuerzas políticas que integran la coordinadora AHT Gelditu! han hecho un llamamiento a reunir «la máxima participación popular» en la manifestación nacional a las obras del TAV que se va a celebrar el 17 de enero, desde Urbina. En una comparecencia celebrada en Gasteiz, AHT Gelditu! censuró el derroche de recursos públicos que, a su parecer, las instituciones están llevando a cabo en este macroproyecto.


Gara / Iker BIZKARGUENAGA |
AHT Gelditu! Elkarlana ha convocado una manifestación nacional el próximo 17 de enero a las obras del Tren de Alta Velocidad, que partirá a las 12.00 horas desde Urbina, y que pretende «dar un no rotundo de la sociedad a la imposición» de este macroproyecto y demostrar que en Euskal Herria existen fuerzas suficientes para pararlo.

En rueda de prensa celebrada en Gasteiz, la coordinadora opositora al TAV denunció el «derroche económico» que los gobiernos están llevando a cabo, «desviando en estos tiempos de crisis crecientes recursos económicos hacia un macroproyecto que no tiene ninguna rentabilidad en términos económicos y sociales, mientras que otros sectores de actividad económica y otras necesidades sociales en vivienda, educación o salud quedan sin cubrir».
A este respecto, los portavoces de AHT Gelditu! explicaron que el Gobierno de Lakua y el Ministerio de Fomento prevén gastar 750 millones de euros en la «Y vasca», mientras que los Presupuestos Generales del Estado contemplan un gasto de 15 millones para los proyectos de obra del Corredor Navarro del TAV. Asimismo, el Gobierno francés ha exigido a las instituciones locales de Lapurdi que adelanten 90 millones, «aun obligándoles a endeudarse notablemente y a hipotecar proyectos de desarrollo local». Una «loca carrera en el gasto de dinero público en infraestructuras» en la que también participan, según censuraron, las diputaciones, con proyectos como el Superpuerto, el Guggenheim de Urdaibai o la construcción de otras seis autovías en Bizkaia.
«Hacen oídos sordos»
«No podemos permanecer pasivos ante semejante despilfarro de recursos públicos en infraestructuras que conllevan un elevado coste económico, un importante impacto social y un agravamiento sin precedentes de los impactos ecológicos», valoraron, al tiempo que censuraron que los responsables del TAV «siguen haciendo oídos sordos, mostrando una nefasta actitud de prepotencia ante las razones de la voluntad popular contraria a este proyecto, expresada mediante un sinfín de movilizaciones, acciones de resistencia civil y consultas populares organizadas en localidades directamente afectadas».
A este respecto, explicaron que en los últimos meses tanto el Ministerio de Fomento como Lakua han acelerado las obras en Araba y han iniciado nuevos tramos de obra en localidades como Oridizia, Aramaio, Eskoriatza, Abadiño y Zaratamo, muncipios que, además, se ven sometidos «a una fuerte presencia, intimidación y represión policial, incluida la prohibición de acercarse a las obras», prohibición que «persigue ocultar los destrozos que están ocasionando a la población».
A juicio de AHT Gelditu!, el TAV «ejemplariza las falsas recetas que se están adoptando para afrontar la crisis económica», ya que «la razón de esta aceleración de la inversión pública en infraestructuras se encuentra en los altos beneficios que reporta a los empresarios de la construcción, a los que los dirigentes políticos tantos favores deben». En este sentido, valoraron que «las continuas reuniones con representantes empresariales mantenidas por los dirigentes políticos y el lehendakari Ibarretxe evidencian los verdaderos intereses de clase que defienden».
Por todo lo expuesto, sostienen que «es cuestión de dar un salto hacia adelante y pasar a la ofensiva en la lucha por la paralización de este proyecto anti-ecológico y anti-social».
Así, frente «al derroche de dinero público en fomentar un sistema de transportes impuesto, de elevado impacto ecológico, elitista y socialmente desestructurador», apuestan por impulsar una transformación social «presidida por valores como la relocalización de la economía y el reparto equitativo de la riqueza, el decrecimiento del transporte y la reconciliación de la sociedad con la naturaleza».
El «Informe Davignon» como prueba del «fraude» de Lakua
Entre los argumentos expuestos ayer contra el TAV, AHT Gelditu! citó varios informes europeos, recientes, que «demuestran que se nos está imponiendo una macroinfraestructura sin ninguna rentabilidad económica y social que la justifique». A este respecto, señalaron que sendos informes del Tribunal de Cuentas francés y de la Universidad de Aalborg han revelado «una fuerte reducción de la tasa de rentabilidad socio-económica de los proyectos de Alta Velocidad, en muchos casos dividida por dos», debido tanto al incremento de costes de construcción, que de promedio se elevan un 45% por encima de lo presupuestado, así como una «fuerte reducción» de los tráficos, que quedarían un 51% por debajo de las previsiones.
Asimismo, informaron de que el último informe de la Comisión Europea sobre el TAV del suroeste de Europa (Informe Davignon) «advierte de que tal y como está diseñado el proyecto de la «Y vasca», se apunta cada vez más hacia una infraestructura dedicada principalmente al transporte interregional de viajeros, con poco espacio para el transporte de mercancias internacional».
De esta forma, al parecer de AHT Gelditu!, «queda en entredicho la intención de favorecer el transporte ferroviario de mercancías», un argumento muchas veces expuesto por las instituciones. Para la coordinadora este informe es, por tanto, «una prueba más de la manipulación y del fraude» que está cometiendo el Gobierno de Lakua, que «busca desesperadamente más fondos para el TAV en Bruselas» con este proyecto.