viernes, 28 de noviembre de 2008

"proyecto mercantilista, partidista, alejado de la función social"



FUSIÓN A DOS
Un voto en la asamblea de Kutxa determinará el futuro de la fusión con BBK

BBK y Kutxa celebran hoy sus asambleas generales, en las que los compromisarios decidirán sobre la fusión de ambas entidades. Un solo voto en Gipuzkoa inclinará la balanza a uno u otro lado y, en esta tesitura, la votación secreta será determinante. LAB se concentrará en Sondika y en Donostia.

28/11/2008 9:15:00 GARA

DONOSTIA-. Escasas horas antes del inicio de las asambleas de BBK y Kutxa, se mantiene la incógnita sobre el futuro del proceso de fusión. La composición de los votos hecha pública no suma el respaldo necesario para que los impulsores de la nueva caja saquen adelante un proyecto que ha cosechado el rechazo de sectores abertzales y progresistas.



En la asamblea de BBK, el acuerdo alcanzado entre PNV, EA y CCOO garantiza la aprobación del proyecto, no así en Gipuzkoa. Sin transcendencia pública sobre el resultado de las gestiones intensificadas por los impulsores de la fusión, el respaldo oficial al proceso continuaba anoche sin ser suficiente, ya que seguía siendo necesario sumar un voto en la asamblea de Kutxa, por lo que la decisión de aprobar una votación secreta se intuía como determinante para acreditar el apoyo de dos tercios de los asistentes; es decir, 67 compromisarios tienen que votar a favor de la fusión si acuden los cien integrantes.

La asamblea de la caja guipuzcoana está integrada por representantes de PNV y EA (51), PSE (18), CCOO (9), Banatuz (8), PP (3), EB (3), ANV (2), Pixkanaka (2), ELA (2), LAB (1) y Aralar (1). Los votos a favor de la fusión suman 66, insuficientes si a la asamblea acuden los cien compromisarios y si nadie rompe la disciplina de su grupo al votar de forma secreta.

Esa posibilidad ha sido apuntada por el PP, formación que se opone a la fusión, al señalar que la petición del PSE, que también rechaza públicamente el proyecto, podría responder a la existencia de "un juego extraño o a una maniobra sucia detrás".

La división interna en EB, que ha aflorado con la baja de una treintena de críticos, podría dar alguna sorpresa en la votación pese a que Javier Madrazo anunciara ayer mismo que sus representantes votarán a favor de la fusión tras lograr "el compromiso firme de que todas las sensibilidades sociales y políticas estarán representadas" en la dirección de la futura caja.

Rechazo de ELA, LAB y la izquierda abertzale

Por su parte, la formación liderada por Patxi López no respalda una fusión que deja fuera a Vital Kutxa y "responde exclusivamente a las obsesiones políticas del PNV".

El rechazo expresado por ELA, LAB y la izquierda abertzale ancla sus ejes en la adopción, por parte de los impulsores de la fusión, de un marco estatal de relaciones laborales y criterios mercantilistas frente a los sociales, entre otras cuestiones.

ELA indicó que votará en contra porque los acuerdos laborales suscritos entre BBK, Kutxa y CCOO "suponen un mero reparto de poder a costa de las condiciones de trabajo". Considera que el proyecto se basa en "obtener cuota de mercado" y está lejos de apostar por "la vertebración social y económica de Euskal Herria".

LAB suma a esa concepción el que además "vela por intereses que poco o nada tienen que ver con la razón de ser de las cajas". Critica que PNV y EA "no han hecho más que buscar una suma cualquiera que permitiera sacar `su' apuesta adelante, más allá de la significación social y política de los apoyos que hayan podido conseguir".

La izquierda abertzale considera que se trata de un "proyecto mercantilista, partidista, alejado de la función social", que "no hace una apuesta en favor de Euskal Herria" y que "mira a España". Entiende que aboga por continuar con "inversiones especulativas en el Estado español", en lugar de abordar, por ejemplo, la creación de viviendas sociales y de alquiler.

Voto secreto

Kutxa ha aprobado que la votación para aprobar o rechazar el proyecto de fusión con BBK sea secreta, tal y como pidió el PSE, que se opone a una integración "a dos". El PP no descarta la existencia de "una maniobra sucia detrás", en referencia a que encubra una ruptura de la disciplina oficial.
dos tercios

El proyecto de fusión necesita el respaldo de dos tercios de las asambleas, constituidas por cien compromisarios. Si asistieran todos, requeriría 67 apoyos. Las ausencias en el momento de la votación serían claves.

Concentraciones de protesta contra el proyecto ante las asambleas

LAB ha convocado concentraciones ante las asambleas de BBK y Kutxa para mostrar su rechazo al modelo de fusión propuesto. Las concentraciones se iniciarán a las 17.30 en Sondika y a las 19.00 en Donostia.

Sustenta su rechazo en que, "de entrada, se van a amortizar 250 puestos sin crear nuevo empleo". Precisa que el modelo impulsado "no va a mejorar las condiciones laborales de las y los trabajadores de la BBK y, mucho menos, de las subcontratas, donde se perderá también empleo".

Considera que "dejan la Obra Social propia en peligro de extinción" y denuncia que "sólo se han tenido en cuenta los intereses económicos del PNV". Subraya, además, que "han elegido el marco laboral español en detrimento del de Euskal Herria".

Por otro lado, el informe aprobado por los consejos de administración de Kutxa y BBK señala que la caja resultante de la materialización de la fusión sería la tercera entidad de su género en el Estado español por beneficios y patrimonio neto y la sexta por activos totales. También sería una "fuerza económica de primer orden" con destacadas participaciones en Iberdrola (7,2%), CAF (17%), Banco Guipuzcoano (24,5%), Euskaltel (56,1%), Petronor (14%), Enagas (5%) y Red Eléctrica (2,2%), entre otras.

La nueva caja sumaría, según el mismo informe, unos activos totales de 49.943 millones de euros, un beneficio de 523 millones y un patrimonio neto de 7.434 millones. En cuanto a número de empleados, alcanzaría los 5.284, con hasta 753 sucursales.