domingo, 16 de noviembre de 2008

Azkuna, IDOM, Euskal Herria...

Debo iniciar este recorrido reconociendo que Azkuna es uno de los políticos vascos que mas asco me provoca. Derechoso en la sangre aunque él se crea lo contrario, partidario del orden y la uniformidad, engolado y prepotente con todo lo que suene a alternativo y contracultural... y siempre partidario de bajar la cabeza ante los poderosos y levantarla frente a cualquier reivindicación colectiva. A uno siempre le recuerda un cruce entre Breznev y Julián Muñoz con un toque regionalista a lo Revilla (el presidente "letrado" de Cantabria), alguien con quien Basagoiti se podría ir perfectamente de parranda. Una joya para Bilbao, vamos.

Esta vez ha decidido que ya está bien, que "con las cosas de comer no se juega" y que hay que tratar muy bien a la ingeniería IDOM para que se haga ventajosamente con un edificio público, el antiguo depósito franco de Bilbao.

Pues bien, puedo estar de acuerdo en que hay que ser muy cuidadosos en el equilibrio entre mantener el tejido productivo y los puestos de trabajo y las reivindicaciones/egoísmos de los vecinos que quieren que sus casas suban de precio eliminando o trasladando de sitio las servidumbres que tiene la zona en que adquirieron su vivienda. Así, es muy posible que sea correcta la autorización a Petronor para su planta de coque. Pero ¿IDOM? Esa empresa que tantas veces ha sido favorecida por las instituciones vascas y que tantas veces ha ganado dinero licitando a la baja y "consiguiendo" beneficios escandalosos con replanteamientos carísimos... ¿qué ha aportado a la sociedad vasca? O dicho de otra forma, si no existiese IDOM ¿no habría más empresas de ingeniería e ingenieros trabajando en Euskadi? ¿no tiene IDOM el mismo efecto que una planta invasora que ahoga a las especies más pequeñas (PYMEs) evitando su crecimiento? ¿No es IDOM una empresa que discrimina positivamente a los miembros del OPUS DEI? ¿Hay que darle un trato de favor frente a las "agresiones vecinales"? Las opiniones pueden estar divididas... aunque algunos lo tengamos claro.

Y eso que Azkuna, con su estética buenista, ya tiene antecedentes a la hora de favorecer a los sectores que le interesan. Recientemente regaló suelo público para construir una iglesia en Miribilla. Parece que no sabe que los progresistas hace tiempo que reivindicamos la separación Iglesia - Estado, sea esta Iglesia la que sea (católica, musulmana o budista).

Recordemos también su idiotez prepotente frente a los jugadores de fútbol que quieren jugar en una selección nacional y no en un juguete regional del PNV. "Que les pague la Hacienda de Euskal Herria" dijo el demagogo, olvidando interesadamente que fue su partido el que impidió que esa hacienda existiese, creando una forales y foralistas haciendas para que creen leyes tributarias reaccionarias fuera de los focos del Parlamento Vasco.

Y citemos que recientemente infló su ya de por sí inflado pecho acusando a los usureros y codiciosos de la crisis económica. ¿Pero está tonto o qué? Esta crisis ha venido provocada (tal como señalan todos los economistas serios) por la desregulación del capitalismo y del sector financiero provocada por los políticos en el poder, empezando por los de su propio partido (y por él mismo cuando dirigía Osakidetza, subcontratando, privatizando y creando legiones de puestos de libre designación).

Podríamos citar muchos más "susedidos" de este personaje en su afán de avanzar hacia una sociedad más pacata y medieval, pero dejémoslo aquí.Lo extraño es que no haya ninguna oposición de izquierdas a su política en Bilbao. Ilegalizada HB (sin que él lo haya sentido mucho), con el PSOE más de derechas que Lerroux ... ¿qué hace Julia Madrazo que no le desenmascara? ¿Tanta atracción ejercen en EB el poder y los cargos que hay que tragarse las actitudes de este tipo? Pues si es así, cuando quieran cambiar tal vez sea demasiado tarde. Lástima.





Escribe aquí el resto del artículo