jueves, 5 de junio de 2008

Miles de personas se dan cita en Donostia en una multitudinaria manifestación contra el Tren de Alta Velocidad


La lluvia no ha impedido que miles y miles de personas se hayan dado cita en Donostia, a convocatoria de la coordinadora opositora al TAV AHT Gelditu! Elkarlana, en una multitudinaria manifestación contra el proyecto del Tren de Alta Velocidad.
Noticia más las intervenciones de Mila Elorza, Jone Etxeberria y de Irantzu Altable

La lluvia no ha impedido que miles y miles de personas se hayan dado cita esta tarde en Donostia, a convocatoria de la coordinadora opositora al TAV AHT Gelditu! Elkarlana, en una multitudinaria manifestación contra el proyecto del Tren de Alta Velocidad.
La manifestación, que se ha desarrollado bajo el lema "AHT Gelditu! ¡Parad el TAV! Menos imposición, más debate popular", ha partido del Boulevard pasadas las 17:45 de la tarde. Comandada por un nutrido grupo de Zanpantzar y en la que además de la pancarta principal podían observarse infinidad de pancartas y carteles con lemas contrarios al TAV, ha recorrido las calles Hernani, Andia, Avenida de la libertad, Miracruz, Gran Vía, Zurriola y el Boulevard, entre constantes gritos en contra del TAV y su imposición y en defensa de la naturaleza y la voluntad popular. "Herriak bizirik, AHTrik ez!", "Ez, ez, ez, AHTrik ez!", "AHT gelditu, herriari galdetu", "No al Tren de Alta Velocidad", "Tenéis el corazón lleno de hormigón" y "PNV txikitzaile" han sido algunos de las consignas más coreadas.
Al término de la manifestación se ha celebrado un acto en el que han tomado la palabra, por este orden, Irantzu Altable, en nombre del movimiento opositor al TAV en Nafarroa y Mila Elorza y Jone Etxeberria, portavoces en el día de hoy de la coordinadora opositora al TAV AHT Gelditu! Elkarlana.
Irantzu Altable se ha dirigido a las miles de personas que abarrotaban el Boulevard Donostiarra para criticar el proyecto de Corredor Navarro de Alta Velocidad y el plan "Navarra 2012″ del gobierno navarro, en el cual está incluido. "El corredor navarro de alta velocidad es el corredor de la destrucción, el corredor de la partición y el corredor de la desvertebración del viejo reino. Este es un corredor que está obsesionado por empezar ya a correr, que tiene prisa por llegar media hora antes a Madrid, prisa por llegar un cuarto de hora antes a Gasteiz. Pero éste es un corredor inútil, inservible y cuya puesta a punto resulta muy cara" ha aseverado.
Por su parte, Mila Elorza y Jone Etxeberria han afirmado que "cada vez somos más los hombres y mujeres que, conscientes de la gravedad de los impactos ecológicos, económicos, sociales y culturales que acarrearía el Tren de Alta Velocidad, así como de las intenciones reales de sus impulsores, nos oponemos a su imposición". Han denunciado el desprecio para con la amplia oposición social al proyecto y la huida hacia delante en la que, a su entender, están inmersos los responsables del mismo. En este sentido, han denunciado la extensión a Urbina y Ordizia de las obras iniciadas hace año y medio en Luku, así como el inicio de las obras en el tramo Galdakao-Basauri, esta misma semana.
Con todo, han manifestado que el TAV se puede parar, que de hecho "ya lo estamos parando", y han felicitado a todas las personas que están participando en las movilizaciones y las acciones de desobediencia "porque estáis demostrando que en este país hay energías suficientes para parar el Tren de Alta Velocidad y luchar por un futuro justo en lo social y equilibrado en lo ecológico".
Por último, han animado a los y las presentes a continuar sumando fuerzas en contra del TAV, "a difundir la información que pretenden ocultar, a impulsar el debate que pretenden impedir y a continuar movilizándose en contra de la imposición".El acto ha concluido pasadas las 19:15 de la tarde, momento en el que, al igual que durante la mayor parte del recorrido, ha vuelto a arreciar la lluvia.

MANIFESTACIÓN CONTRA EL TAV
Donostia-San Sebastian: 2008-05-31
Mila Elorza, Jone Etxeberria

Una vez más, miles de personas hemos unido nuestras voces para decir no a la imposición del Tren de Alta Velocidad y exigir a las instituciones responsables la paralización inmediata de este proyecto a fin de acometer un amplio debate y un profundo cambio del modelo de transporte, ordenación del territorio y sociedad que están desarrollando desde las instituciones.

El TAV destruiría nuestros pueblos, nuestra tierra y nuestro modo de vida. Viene a reforzar un modelo económico y social que está generando un creciente desequilibrio ecológico y cada vez mayores desigualdades sociales y de género. Modelo que despilfarra ingentes cantidades de fondos públicos en la construcción de costosísimas infraestructuras mientras desatiende las necesidades sociales más básicas. Modelo que acumula cada vez más riqueza en manos de unos pocos mientras condena a la precariedad a la inmensa mayoría.

Cada vez somos más los hombres y mujeres que, conscientes de la gravedad de los impactos económicos, ecológicos, sociales y culturales que acarrearía el Tren de Alta Velocidad, así como de las intenciones reales de sus impulsores, nos oponemos a su imposición.

El rechazo al TAV está calando hondo en la sociedad vasca. Prueba de ello son el sinfín de movilizaciones y actos de denuncia realizados en los pueblos, barrios y ciudades de Euskal Herria; las consultas populares celebradas en 11 municipios directamente afectados por el trazado; la oposición de movimientos sociales, ecologistas, sindicatos, partidos políticos y decenas de ayuntamientos. Y prueba de ello somos las miles y miles de personas que hoy nos hemos dado cita aquí, en Donostia, en la más multitudinaria manifestación contraria al TAV realizada hasta la fecha.

Por el contrario, frente a la demanda popular de paralización del TAV, las instituciones responsables del proyecto continúan haciendo oídos sordos. Así, denunciamos firmemente que los gobiernos de Madrid y Gasteiz han extendido a Urbina y Ordizia las obras iniciadas hace año y medio en Luku. Además, el Ministerio de Fomento del Gobierno español acaba de anunciar que en Bizkaia iniciará las obras de inmediato, en concreto en el tramo Galdakao-Basauri. Todo eso demuestra que han optado por despreciar la oposición al TAV y emprender una huída hacia adelante.

Mas, hoy queremos transmitir un mensaje claro y rotundo: el TAV es el proyecto de infraestructura más contestado en Euskal Herria, la mayoría social y sindical está en contra del mismo, por lo que no podemos admitir la política de hechos consumados que están aplicando sus impulsores. No podemos permitir la imposición de las obras, por lo que llamamos al conjunto de la ciudadanía a hacer frente a la misma.

En ese sentido, queremos felicitar a todas las personas que están participando en las movilizaciones y las acciones de desobediencia. Porque estáis demostrando Movilizaciones y acciones que están demostrando que es posible parar el TAV, además de poner de manifiesto la mentira de que las obras son imparables.

Sin duda, no las tienen todas consigo quienes, como la señora Lopez de Gereñu, han de salir diariamente a la palestra con el raca-raca de que este proyecto es imparable… ¡Mentira! ¡Es posible parar el TAV y, de hecho, ya lo estamos parando!

Hemos avanzado mucho. Pero aún es mucho el camino que nos queda por recorrer. Así, hemos de seguir reforzando y ampliando la oposición popular a este proyecto, dotándonos de nuevos argumentos, difundiendo la información que tratan de ocultar, impulsando el debate que tratan de impedir y movilizándonos en contra de la imposición.

La dinámica Gelditour, que hoy llega a su fin tras haber recorrido todos los pueblos y comarcas directamente afectados por el trazado del TAV, difundiendo información sobre sus impactos, sensibilizando a la gente y mostrando la oposición popular al proyecto, ha resultado ejemplar y muy fructífera, a pesar de las trabas impuestas por varios ayuntamientos, entre los que se cuenta el que tenemos a nuestras espaldas. Al igual que han sido ejemplares las consultas populares celebradas en Ustaritze y Mugerre, poniendo de manifiesto, una vez más, que cuando se le da la oportunidad de pronunciarse, la ciudadanía se muestra contraria al proyecto. Y ejemplar ha sido la respuesta popular a las expropiaciones forzosas en Eskoriatza y Aramaio y al comienzo de las obras en Ordizia…

Hemos avanzado mucho. Tanto que no nos cabe la menor duda de que ya estamos parando el TAV. Pero aún es largo el camino por recorrer. Quienes pretenden llenarse los bolsillos a cuenta de este proyecto no se van a rendir tan fácilmente y ya hemos visto de lo que son capaces con tal de imponer este proyecto: primero fue el silenciamiento y la ocultación de toda crítica al proyecto mediante el boicot sistemático de los grandes medios de comunicación. Después llegó la propaganda y el marketing en forma de publi-reportajes millonarios a cargo del erario público. Y finalmente, y a la vista de la creciente oposición al proyecto, han optado por la manipulación y la intoxicación más descaradas, por la imputación de alcaldes comprometidos con las consultas populares y personas participantes en actos de desobediencia y por la criminalización de toda forma de oposición al proyecto. Por eso, os invitamos a continuar luchando, con más fuerza que hasta ahora si cabe, por la paralización del TAV y la apertura de un debate social en profundidad. No tengáis la menor duda; con el compromiso y la fuerza de todas y todos lo conseguiremos. ¡Ánimo y adelante!

Arratsaldeon, buenas tardes:
Irantzu Altable

Esta semana, el Gobierno de Navarra, junto al partido que gobierna y destruye desde Madrid, nos presentaba el despropósito del derroche económico y energético. El Plan Navarra 2012, en la que se incluye el Tren de Alta Velocidad (TAV), muestra como, la avaricia de unos pocos por querer seguir apropiándose lo de todos, parece no tener fin.

Estamos aquí para decirles que ni queremos ni necesitamos planes multimillonarios de inversión. Ni queremos ni necesitamos construir grandes infraestructuras. La idea de crecimiento indefinido que está detrás de todo este plan, es imposible. Lo que es real y cierto es que nuestros recursos naturales y económicos son limitados y nuestras necesidades están hoy y aquí, no en esa modernidad futura europea del que nos hablan.

El corredor navarro de alta velocidad es el corredor de la destrucción, el corredor de la partición y el corredor de la desvertebración del viejo reino. Este es un corredor que está obsesionado por empezar ya a correr, que tiene prisa por llegar media hora antes a Madrid, prisa por llegar un cuarto de hora antes a Gasteiz. Pero este es un corredor inútil, inservible y cuya puesta a punto es muy caro.

Hoy nos hemos dado cita en Donosti muchos nafartarras, desde Cortes hasta el pequeño Valle de Araitz, no solamente para protestar contra el TAV, sino sobre todo porque tenemos la firme voluntad de pararlo junto con el resto de Euskal Herria, desenmascarando sus mentiras, desmitificando el supuesto progreso y modernidad del TAV y defendiendo nuestro patrimonio por encima de los intereses depredadores de toda esa clase de supuestos gestores que pretenden robar del dinero público.

No necesitamos del TAV para ir a estudiar, a trabajar ni mucho menos a consumir. Necesitamos dar una respuesta a nuestros problemas. El corredor navarro de alta velocidad, así como la Y vasca y el TGV, inducirá a una mayor movilidad, hasta ahora inexistente, aumentando consumos energéticos y emisiones de CO2. La superación de la crisis actual de los recursos naturales, del clima y de la economía no puede venir de las mismas fuentes que la han causado, y en este sentido, el TAV es echar más leña al fuego.

El TAV dará más empleo, sí, pero como lo dio la construcción de las pirámides de Egipto, sangrando a un pueblo, para exaltar el ego de la élite y sin ninguna utilidad social. Hoy el TAV es el símbolo moderno de lo inútil, como todo ese comercio de productos que, desde su producción a su consumo, son transportados entre tres o cuatro centros logísticos de diferentes países.

Nos ofrecen nivel de vida, pero las personas necesitamos calidad de vida.

Nos ofrecen movilidad de transporte de pasajeros y mercancías, pero se olvidan que las personas necesitamos cercanía, a otras personas y a los servicios básicos.

Nos ofrecen consumir con eficiencia tecnológica y energética, pero se olvidan de la suficiencia, de lo poco que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades y de lo mucho que lo superfluo e inútil está dañándonos, a la tierra y a sus habitantes.

La arcadia feliz a la que nos promenten llegar con este tren es una fábula mil veces repetida, pero mil veces des-mentida por quienes queremos seguir teniendo los pies en la tierra, por quienes reivindicamos que se respete a la tierra, que se respeta a las personas y que se respete al sentido común. Si tomamos verdadera conciencia de la fuerza de nuestras razones no tenemos excusa para seguir trabajando hasta parar el Tren de Alta Velocidad. Ánimo AHT gelditu arte!!!