martes, 6 de mayo de 2008

Fernando Etxegarai, de nuevo en la cárcel

VIENTO SUR
La cruzada contra todos y todo lo relacionado con la izquierda abertzale se ha cobrado una nueva víctima: Fernando Etxegarai apenas ha podido estar dos meses fuera de la cárcel en la que había pasado más de 21 años. Con total impunidad, los jueces dan marcha adelante, atrás o hacia donde les viene en gana, sin respetar ni siquiera sus propias decisiones. La jurisprudencia está repleta de herramientas que permiten saltarse las leyes y de leyes que se saltan el Derecho.





El artículo “El conflicto vasco sin horizonte político” de Petxo Idoyaga que se publicará en el nº 97 de nuestra revista, incluye esta referencia a Fernando:

“Quiero contar aquí algo que es más que una anécdota. Fernando Etxegarai, abogado en el Ayuntamiento de Baracaldo, fue a mediados y finales de los años 70 miembro de la dirección de LKI de Bizkaia y del Comité Central de la LCR. Después abandonó nuestra compañía política y pasó a la izquierda abertzale. El año 1983 la policía le detuvo y fue condenado a 30 años de cárcel como miembro de ETA, aunque no tenía ningún delito de sangre. En la cárcel hizo la licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas, después tres cursos de Filología Vasca (hasta que Aznar prohibió la matrícula de presos en la Universidad del País Vasco) y otros tres cursos de Historia por la Universidad a Distancia. Todo eso le concedió una redención de pena importante. Pero le aplicaron la llamada “doctrina Parot” que retroactivamente suprime la redención obtenida y obliga al cumplimiento de los 30 años a quienes fueron juzgados y condenados por el Código Penal de 1993 (las condenas actuales pueden llevar al cumplimiento de 40 años en “delitos de terrorismo”).Tras cumplir 21 años y varios meses Fernando Etxegarai fue liberado el pasado mes de febrero y esta decisión la hizo “firme” la propia Justicia. Pero la Audiencia Nacional ha dado orden de busca y captura para que vuelva a ser llevado a la cárcel a seguir cumpliendo condena. A otro buen puñado de presas y presos les ha caído encima esa “doctrina Parot”. Estas cosas forman parte del escenario político vasco. Estas cosas son las que explican el apoyo electoral a Batasuna como un voto de resistencia, por contradictoria que parezca y hasta que lo sea.”

Ahora la detención de Fernando nos recuerda, no sólo en Euskadi, que no habrá horizonte político para la izquierda alternativa mientras estas barbaridades no encuentren la respuesta social y política que merecen.